Scroll To Top

HISTORIA DE UN BUEN CONDUCTOR. ¿TE CONVIENE EL CONVENIO? (PARTE 2)

Actualidad 08 jul 2016

 

Continuamos con la historia de Pedro. En esta segunda parte veremos el desenlace de la misma, el cual os hará reflexionar sobre las consecuencias de la utilización del Convenio de Indemnización Directa Español.

 

Parte 2

Pedro estaba desconcertado con las noticias que había recibido de su compañía.

Pablo, un amigo de Pedro, cuando éste le contó lo sucedido,  le recomendó que se pusiera en contacto con Jaime, un corredor de seguros que gestiona todas la pólizas de Pablo desde hace muchos años.

Pedro no se lo pensó y llamó a Jaime, quería que alguien pudiera explicarle cómo había podido llegar a esta situación.

Jaime escuchó atentamente a Pedro. Esté preguntó en qué apartado de su póliza se indicaba la existencia del convenio que le habían aplicado. La respuesta fue muy clara, este tipo de convenios no quedan incluidos en las pólizas de automóviles:

 

 Pedro: – Entonces, ¿por qué se utilizan en la resolución de los sinestros?

 Jaime: – La gran mayoría de las compañías del sector asegurador han llegado a un acuerdo para intentar reducir el tiempo de respuesta  y resolución en la tramitación de este tipo de siniestros. Fruto de este acuerdo son los convenios CIDE y ASCIDE.

 

Jaime reconoció que la aplicación de estos convenios había mejorado considerablemente el servicio a los clientes de las compañías. Estas se  compensaban mutuamente los pagos realizados en cada siniestro mediante la entrega del llamado módulo. El módulo refleja el coste medio de los siniestros ocurridos en un año, por tanto las compañías no pierden.

 

Pedro: - Vale, entiendo lo que me comentas, pero ¿qué ocurre conmigo?. Yo sí he perdido

Jaime: - Los convenios tienen sus ventajas, como ya te he comentado, y sus inconvenientes. Bajo mi punto de vista, creo que pueden estar desvirtuando el mundo del seguro.

Pedro: - ¿Por qué?

Jaime: –  Tu compañía  se encarga de reparar o indemnizar los daños de tu coche cuando tú eres el perjudicado en el siniestro. La compañía del vehículo que ha sido el responsable de los daños paga a tu compañía un módulo, unos 900 €, independientemente de lo cueste repara tu vehículo. En tu caso, la indemnización que has recibido es muy superior al módulo que tu compañía ha cobrado, por eso no le eres rentable. Lo curioso es que esto origina situaciones singulares

Pedro: - ¿Cuáles?

Jaime: - Por ejemplo, las compañías prefieren no asegurar los coches de alta gama, ya que por convenio tendrían que soportar el coste de la reparación que normalmente será más alto que el módulo que cobran.

Jaime: - Otro ejemplo, es que pueden anular pólizas como la tuya por no ser rentables, aunque seas un magnífico conductor, lo que te haría un cliente rentable si aplicaran el contenido de tu póliza en vez del convenio.

Pedro:- Esto no me lo advirtieron al contratar la póliza.

Jaime:- Ya te he comentado que los convenios no figuran en las pólizas.

Jaime:- De todas formas te voy a dar un consejo.

Pedro:- Dime

Jaime:- Contrata siempre tus pólizas a través de un corredor de seguros, te informará como estoy haciendo yo en este momento.

Pedro:- Pero, ¿me costará más caro?

Jaime:- No, con toda probabilidad te costará más barato, ya que tenemos acceso a todas las ofertas del mercado y siempre te aconsejarán la opción que más te interese.

 

Pedro le agradeció las explicaciones y tomó buena nota de los consejos recibidos.

Moraleja:  Cuenta siempre con tu corredor de seguros a la hora de contratar tu póliza y cada vez que tengas una duda sobre el funcionamiento de la misma. Al final te sentirás más seguro.

 

Nos gustaría contar con tus comentarios acerca de esta historia. Si conoces algún caso real que te haya ocurrido a ti o a alguna persona cercana a ti nos gustaría que lo compartieras con nosotros.

About the author

Deja un comentario